martes, 18 de septiembre de 2012

Aviso Solemne

El trece de julio, después de repetirte el mensaje de oración y sacrificio, Nuestra Señora de pronto abrió Sus manos y una gran cantidad de luz pareció salir de ellas y penetró la tierra. La tierra se abrió, revelando a los niños inocentes el terrible abismo del infierno. Lucía nos dijo después, que allí pudieron ver las almas de los condenados, arrojados de un sitio a otro como chispas en un gran fuego, llorando de pena y de eterno remordimiento, y pudo distinguir a los demonios por las formas nauseabundas que habían tomado de animales desconocidos. "Ven el infierno", dijo Nuestra Señora, "Donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlos Dios quiere establecer en el mundo la devoción a Mi inmaculado Corazón". Entonces en un resumen espantoso, Nuestra Señora dijo lo que le sucedería al mundo si los hombres no cesaban de ofender a Dios, y como Dios iba a castigar al mundo por medio de guerras, hambre y persecución de la Iglesia. "Vendré a pedir la consagración de Rusia a Mi Inmaculado Corazón y la comunión de reparación de los Primeros Sábados". Ella dijo como Dios nos mandaría castigos si sus súplicas no eran concedidas, y advirtió a los hombres así: "Si Mi súplicas son concedidas, Rusia se convertirá y habrá paz; sino, Rusia esparcirá sus errores por el mundo, causando guerras y persecusiones a la Iglesia; los buenos serán martirizados y varias naciones serán aniquiladas". Luego añadió: "Al fin Mi Inmaculado Corazón triunfará". Otra vez en agosto Nuestra Señora les mencionó el infierno y les dijo: "Recen grandemente y hagan sacrificios por los pecadores, pues muchas almas van al infierno, mas no tienen a nadie que rece y haga sacrificios por ellos".
PARA CONTINUAR LEYENDO HAGA CLIC  DONDE DICE ENTRADAS ANTIGUAS,

No hay comentarios:

Publicar un comentario