martes, 18 de septiembre de 2012

El Gran Signo

No podemos imaginar que como la noticia de los acontecimientos en Fátima, gradualmente pasaron a los pueblos y aldeas de Portugal, y hasta fueron reportadas en otras partes de Europa, hubo muchos que rehusaron creer que Nuestra Señora se había aparecido en el mundo en un sitio tan olvidado como Fátima. Así que, Nuestra Señora le dijo a los niños en septiembre de 1917: "Díganle que en octubre yo les daré una señal tan grande que todos estarán obligados a creer en Mí".

Y llegó el día, y a pesar de la lluvia y el lodo, todas las carreteras hacia Fátima estaban llenas de tráfico en los días antes del trece de octubre. Todos deceaban ver a Nuestra Señora. Poco antes del mediodía Nuestra Señora vino por última vez. Con sus corazones desbordados de amor, los niños escucharon su último mensaje: "Díganle a la gente que tienen que enmendar sus vidas y pedir perdón por sus pecados. Que no ofendan más a Nuestro Señor, pues está ya demaciado ofendido".
Entonces vieron el gran milagro del sol, durante el cual el sol se puso de color rojo sangre y empezó bailar en el cielo; luego empezó a bajar y acercarse a la multitud de 70,000 personas que observaban horrorizados. Todos pensaron que el fin del mundo había llegado. Todos estaban llorando y gimiendo: "¡Virgen Santísima, no nos lleves en nuestros pecados!" Cuando el sol finalmente regresó a su sitio, supieron que el cielo había bajado a la tierra; y se dirigieron a los niños de Fátima con una pregunta: "Que quiere Nuestra Señora que hagamos?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario