martes, 18 de septiembre de 2012

El Inmaculado Corazón de Mara

En Junio Nuestra Señora regresó, esta vez después de repetir el mensaje de la oración, les pidió que añadieran entre cada década la invocación: "O Jesús mío, perdone nuestros pecados, líbrenos del fuego del infierno, lleve al cielo a todas las almas, especialmente aquellas que necesitan más de Su misericordia." Una vez más pidió que hicieran sacrificios diariamente. Entonces, abriendo sus manos que habían estado siempre juntas en oración, les reveló Su Inmaculado Corazón rodeado de espinas, herido y sangrando.

La devoción al Inmaculado Corazón de María está clara en la oración que Ella les pidió que dijesen después de cada sacrificio: "O Jesús mío, es por amor a Vos, para la conversión de los pobres pecadores, en reparación al Inmaculado Corazón de María." Hoy en día Dios quiere que hagamos reparación al Inmaculado Corazón de María directamente. Esto suena como una devoción completamente nueva en la Iglesia, pero la historia nos da miles de ejemplos de teólogos y santos que nos dicen que María tiene parte en cada paso, en todo el plan de la salvación. Como nos dice San Bernardo: "Así es la inmutable voluntad de Dios que ha querido que tengamos todo por medio de María." Somos hijos de María, Cristo lo ha querido así, sabiendo que las virtudes pasan fácilmente del corazón de la Madre al corazón de Sus hijos." (San Juan María Vianney)

No hay comentarios:

Publicar un comentario