miércoles, 26 de agosto de 2015

4. EL PRIMER PRINCIPIO DE LA MARIOLOGÍA.

Las décadas que preceden al Concilio Vaticano II la toma de posición a favor de la MariologÌa trajo consigo el afán de organizar todas la verdades mariológicas en torno a un principio fundamental que las conectase.

En un primer momento se concibe como aquella prerrogativa de la que se derivan todos los atributos y propiedades que María ha recibido en orden a su glorificación y a la salvación de los hombres. También se ha destacado la dificultad existente en un intento de organizar toda la MariologÌa en torno a un primer principio, entre otras razones, porque existen muchas verdades marianas cuya conexión entre sí estriba en la voluntad divina y no en las consecuencias metafísicas implicadas en la Maternidad divina...

Mucho más matizada y ecléctica es la opinión de Schmaus que identifica el primer principio con la "perspectiva fundamental". (p. 29)

H.M. Köster llama a ésta "una cuestión espinosa", y se inclina por la afirmación de que la "unidad de la figura de María puede ser comprendida a partir de diversas ideas: desde su maternidad divina, su significación como tipo de la Iglesia, su puesto excepcional en la redención" (La MariologÌa del siglo XX, 1974).
Doctrinas que cuestionan el primer principio.

Algunos teólogos renuncian a un tratado sistemático de la m. para evitar el aislamiento y encerramiento excesivos.

1. Bonnichon, (francés) 1936. Sugiere una dicotomización de las prerrogativas marianas en las diversas partes de la Teología.

2. Zimara, C. (alemán)1937. Pone el duda la conveniencia de un primer principio para la m. y de esta manera se podrían paliar los peligros de una excesiva sistematización.

3. Bonefoy,J.F., (francés) 1939. Niega directamente la existencia de un primer principio, porque la m. no es una ciencia autónoma, sino una parte de la Teología y no puede tener otros principios que los de ésta.

Sentencias que mantienen un primer principio simple


Dentro de esta corriente hay varias tendencias, que identifican el primer principio con una o varias prerrogativas:

1. Los que se centran en la "Maternidad divina" , no en su aspecto meramente biológico, sino en su dimensión moral y trascendental. San Lorenzo de Brindisi, Francisco Suárez, San Alfonso Ma. de Ligorio.

2. Los que se adhieren a la prerrogativa de la Nueva Eva (asociada al Redentor). El card. Newman, a través del estudio de los Padres de la Iglesia.

3. "María tipo de la Iglesia". Resaltan el lugar que le corresponde a la Virgen en el plan redentor; porque la misión salvífica de María y la de la Iglesia están íntimamente conexionadas. Esta teoría es mantenida por teólogos centroeuropeos como: Semmelroth (1950), Kóster (1954).

4. Rahner (1954 y 1967) anuncia su primer principio en los siguientes términos: “María es aquella que ha sido rescatada de la forma más perfecta”.

5. Algunos teólogos modernos, basándose en los estudios exegéticos del NT: "María es la perfecta discípula y seguidora de Cristo".


Doctrinas que admiten un primer principio compuesto.

Scheeben (1882) y otros autores contemporáneos proponen un principio que englobe en sí mismo varias realidades que abarquen y aún en todos los atributos marianos: la maternidad nupcial de María.

Para Merkelbach: María es Madre del Dios-Redentor.

Bover, en su obra: “Síntesis orgánica de la Mariología en función de la asociación de María a la obra redentora de Jesucristo” (1929), expone el principio de: La Maternidad divina tomada en un sentido histórico y concreto, el P. Roschini La maternidad universal de María; entre otros.

Sentencias que admiten dos principios fundamentales.

Hay algunos -pocos- que admiten dos principios. J. Bittremieux, De principio supremo Mariologiae (1931) expone la existencia de dos principios: el primero, La Bienaventurada Virgen es Madre de Dios, el segundo, La Bienaventurada Virgen está asociada a su Hijo Redentor. Aunque están relacionadas, son dos principios distintos, de ahí la necesidad de la Teología mariana de aclarar su conexión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario