miércoles, 26 de agosto de 2015

6. REFERENCIAS BIOGRÁFICAS DE MARÍA.

La Sagrada Escritura no aporta ningún dato de María hasta el momento de la Anunciación, por tanto debemos recurrir a la tradición para poder conocer algo de la historia de su vida.

La Liturgia, desde tiempo inmemoriales, celebra a Joaquín y a Ana como padres de la Virgen. San Epifanio es el primer Santo que los denomina de esta manera; San Juan Damasceno, San Modesto de Jerusalén, etc., los llaman del mismo nombre. De aquí que Benedicto XIV lo considera una sentencia heredada de la común tradición oriental y occidental. (pp. 35-36).


Se sabe con certeza que María nació en Palestina, aunque no conozcamos el lugar ni la fecha precisa (alrededor del 729 a 733 de la fundación de Roma).

Con relación al linaje al que pertenecía María hay dos opiniones:

Originaria de la tribu de Judá y de la estirpe de David (Lc 1,32-33; Lc 3,23-38; Rom 1,3). Pertenece a la estirpe sacerdotal por su parentesco con Isabel (Lc 1,36; Lc 1,5). Jesús, atendiendo a su filiación jurídica, es hijo de David y según su filiación carnal es hijo de Aarón. Por tanto, el Mesías aúna en su persona el carácter real y sacerdotal.
María fue desposada con un varón de la casa de David llamado José, hijo de Jacob (Lc 1,27; Mt 1,18) y de profesión artesano. El matrimonio se realizó siguiendo la tradición judía: primero los esponsales, que ya tenían valor jurídico; a continuación, las nupcias, es decir, la introducción de la esposa en la casa del esposo. Por el evangelio sabemos que la Anunciación tuvo lugar cuando ya se habían realizado los esponsales. Tomando como referencia la matanza de los niños por Herodes, la huida a Egipto debió ser al año del nacimiento de Jesús, es decir a finales del 749. La permanencia en Egipto debió durar más de dos años, volviéndose a Nazaret. La pérdida del Niño en el Templo debió ser en la Pascua del 761.

Por los datos suministrados por San Lucas (3,1-2), sabemos que Juan Bautista comenzó a predicar el año décimo quinto del imperio de Tiberio Cesar. Con estos datos se puede precisar que Jesús tenía alrededor de 31 años y María entre 46 y 50. A la muerte de Jesús, María tendría entre 49 y 53 años.

A partir de esa fecha aparece en los Hechos de los Apóstoles esperando la venida del Espíritu Santo. Por la escena del calvario sabemos que Juan la acompañó. (p. 38)
Fuente de todo el capítulo: Fuente: http://www.sacerdotesyseminaristas.org/

         EL SEGUNDO CAPITULO SE LOS ESTAREMOS                         OFRECIENDO EL LUNES 7 DE SETIEMBRE




No hay comentarios:

Publicar un comentario