domingo, 27 de septiembre de 2015

3. LA GENEALOGÍA

Mt comienza mostrando «la genealogía de Jesucristo hijo de David, hijo de Abraham». Hay un paralelismo patente con Gen 5,1. El  fin de iniciar con esta genealogía es demostrar que toda la hist. de Israel ha sido una preparación para la venida de Cristo. Los vers. 1-17, de una forma unitaria y coherente, introducen los temas que serán prioritarios en su libro: el Mesías, el pueblo de Dios, el cumplimiento de las profecías, el hijo de Dios y la escatología.
Elementos que llaman la atención en esta genealogía:
  • La inclusión de cuatro mujeres en la lista genealógica. Quizá la explicación más plausible sea que estas mujeres, a pesar de la irregularidad de su maternidad, son cauce para la realización del plan mesiánico.
  • La ruptura del ritmo expositivo del v16. La construcción gramatical de los vers. anteriores era siempre constante: «A engendró a B; B engendró a C»; sin embargo, en el v16 se rompe el ritmo expositivo y se dice: «Y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la que nació Jesús, llamado Cristo». Esta alteración buscada conscientemente por el evangelista, parece indicar que Mt deseaba constatar taxativamente que Jesús no era hijo biológico de José, sino exclusivamente de María.

Por esta incorporación indirecta de Jesús a la dinastía davídica -por ser María esposa de José, éste se transforma en el padre legal de Jesús- no le parece suficiente a Mt y por eso el resto de los vers. del primer cap. (18-25) sirven para esclarecer la conexión entre José y Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario