domingo, 27 de diciembre de 2015

3. ALGUNAS DIFICULTADES EXEGÉTICAS.

1. San José es designado en los Evangelios como «padre» de Jesús (Lc 2,27.23.41-48; Mt 13,55). Todos estos textos no contradicen la afirmación de los mismos evangelistas sobre la concepción virginal de Jesús. Manifiestan solamente la verdadera paternidad legal de San José y la opinión natural de los conciudadanos del Señor. Por ello San Lucas tiene buen cuidado en aclarar en otro texto que «tenía Jesús unos treinta años, hijo, según se creía, de José» (Lc 3,23).
2. Ciertos textos de la Sagrada Escritura podrían ser interpretados a primera vista como contrarios a la virginidad de María después del nacimiento de Cristo. En ellos se han apoyado, a veces, quienes la negaron; de aquí que sea conveniente recogerlos y dar una explicación de ellos. Generalmente, la clave de la dificultad y de una recta interpretación de estos textos está en que son giros o modismos hebreos, cuya versión literal a los idiomas occidentales no traduce exactamente el genuino sentido del semitismo oriental.
a) En Mt 1, 18.25. Los términos convivir y conocer, para algunos autores, tienen sentido específicamente conyugal. La frase «antes de que conviviesen» nos revela claramente la concepción virginal de Cristo sin obra de varón, pues tiene el sentido de «sin haber convivido conyugalmente». Pero no significa en modo alguno que después convivieran; es un modo semita de expresión con el único sentido cronológico de referencia del nacimiento de Jesús. Ya San Jerónimo lo explica diciendo: «De ahí no se sigue que después cohabitaran; sino que la Escritura se limita a decir solamente lo que no sucedió». La misma respuesta hay que dar al texto «no la conoció hasta que dio a luz un hijo». La expresión hasta que se usa frecuentemente en la Sagrada Escritura con sentido de término final y no implica nada posterior.
b) Los evangelistas de la infancia denominan a Jesús, hijo primogénito. La expresión designa al primer hijo en sentido técnico-legal, prescindiendo si después le siguen o no más hijos. Según la Ley de Moisés, el primer hijo era propiedad de Yahweh y debía ser rescatado. Así se hizo con Jesús en la presentación en el Templo. El primogénito pasaba a ser cabeza de familia a la muerte del padre con especiales derechos patrimoniales. Todo ello explica que los evangelistas destaquen el carácter legal de Jesús como primogénito y depositario de los derechos como «hijo de David». San Jerónimo respondía a esta dificultad diciendo: «es el estilo de las Escrituras designar con el nombre de primogénito, no al que más tarde tenga hermanos y hermanas, sino al que nació primero». Por eso mismo San Jerónimo concluye en síntesis: «todo hijo único es primogénito, aunque no todo primogénito sea hijo único».
c) Una tercera dificultad exegética proviene de las numerosas alusiones que el N.T. hace a los hermanos de Jesús. En efecto, los cuatro evangelistas, los Hechos de los Apóstoles y San Pablo hablan expresamente de los hermanos y las hermanas del Señor. La dificultad que presentan dichos textos es en realidad inconsistente, porque:
1º la palabra hebrea hermano (´ah) - ´aha´ en arameo- designa entre los semitas, diversos grados de parentesco;
2º aunque en griego se distingue semánticamente hermano (adelfos) de primo (anepsios), cuando los hagiógrafos escriben, respetan la mentalidad hebrea y utilizan el mismo término (adelfos); en esto siguen la tradición de los LXX, que pudiendo haber distinguido en su versión griega ambos términos y emplear las palabras correctamente prefirieron permanecer fieles al modelo hebreo, a pesar de la posible confusión;
3º jamás se dice en ninguno de esos textos que tales «hermanos» fuesen hijos de María;
4º Santiago y José, que se designan «hermanos de Jesús», son, como consta por San Mateo y San Marcos, hijos de otra María, distinta de la Madre de Jesús, de la que San Juan dice que era la mujer de Cleofás.
5º Algún exegeta opina que la expresión «hermanos de Jesús» que aparece en los Evangelios y en las epístolas paulinas no se refiere a un conjunto de personas relacionadas por vínculos de la sangre, sino es más bien un grupo religioso imbuido de ideas mesiánicas en torno a Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario